Open UAX Universidad Alfonso X Online

Magistral concierto de la Orquesta de la Universidad Alfonso X el Sabio en el Conservatorio de Getafe

01/03/2019

El recital, celebrado el pasado sábado -a las 18:30 horas-, es uno de los que ofrece nuestra Orquesta durante el curso académico, y con el que nuestros alumnos se enfrentan al gran público para demostrar su progresión, deleitando siempre con un repertorio a la altura de los grandes recitales.

Máxima expectación en el Conservatorio de Getafe ante el concierto ofrecido por la Orquesta de la Universidad Alfonso X el Sabio, integrada por estudiantes de la Facultad de Música de la UAX. Dirigido por cinco estudiantes de primer curso del Máster en Dirección de Orquesta, durante casi dos horas nuestros futuros alumni de Música deleitaron al gran público con un amplio y variado repertorio preparado por ellos mismos, bajo la supervisión de los directores de dicho estudio de postgrado de la universidad: Miguel Romea y Andrés Salado.

Haciendo balance del recital ofrecido por nuestros alumnos, Andrés Salado, director de Orquesta y profesor de la UAX, reconoce que el resultado ha sido "muy bueno" y pone de manifiesto que "seguimos creciendo en la universidad". "Se han enfrentado solos, sin los profesores, al repertorio" y con "grandes resultados": "Son unos chicos fantásticos", asegura el director del Máster de la UAX. "Trabajamos en repertorios que entroncan muy bien con la formación de un estudiante", concluye Salado.

No hay mejor forma de profundizar en el desarrollo del concierto, y en las sensaciones que han experimentado nuestros estudiantes, que conociendo de primera mano la experiencia vivida tal día por uno de los cinco alumnos que dirigieron a nuestra Orquesta en el recital ofrecido el pasado sábado en el Conservatorio de Música de Getafe, Kiko Moreno (26 años).

#AFondo: Kiko Moreno y sus sensaciones durante el recital 

El programa del concierto lo preparasteis vosotros, bajo la supervisión de los directores del Máster que estás cursando: Miguel Romea y Andrés Salado. ¿Qué temas se interpretaron? El concierto se dividió en dos partes las cuales se desarrollaron con obras que partieron desde el clasicismo de Martín y Soler, hasta el romanticismo más tardío de Peer Gynt. La primera parte empezó bajo la batuta de Luis Miguel Abengoza con "Una Cosa Rara", obertura de la ópera del valenciano Martín y Soler. A continuación, Kiko Juan dirigió junto a la solista Andrea Fernández, el "Concierto no.1 en Sol Mayor para flauta" de W.A. Mozart, dando paso a la última obra antes del descanso de la mano de Kiko Moreno (yo) y la solista Elisa Segura al clarinete, quienes retomaron los aires operísticos con la "Introducción, Tema y Variaciones" G. Rossini, concluyendo así la primera parte. La segunda parte fue para la suite no. 2 y no. 1 de Peer Gynt, compuestas por E.Grieg y dirigidas por Alberto Muñoz y José Luis Bueno, respectivamente. 

¿Qué sensaciones tuviste durante el concierto? Las sensaciones que ocurren durante el concierto son muchísimas y pasan muy rápido... (¡Especialmente dirigiendo!). Te dejas llevar por la música, te concentras en hilar un discurso coherente, te distancias un momento para verificar que todo está en su sitio mientras la vorágine no para de girar, te ríes… Todo ello a una velocidad vertiginosa.

¿Qué tal salió todo? ¿Nervios antes del concierto? Salió muy bien, la orquesta sonó de maravilla. Nervios… nervios de los buenos, teníamos ganas de hacerlo.

¿Hubo ovación tras el mismo? Sí, creo que la gente disfrutó casi tanto como los que estábamos en el escenario.

Al dirigir una orquesta, desde tu punto de vista, ¿qué aspectos clave hay que tener en cuenta para guiar tal variedad de instrumentos? Saber elegir entre lo contingente y lo necesario, entre lo anecdótico y lo esencial.

En el concierto, qué instrumentos formaron parte de la Orquesta de la UAX. Tuvimos la suerte de contar con una orquesta sinfónica completa: violines, violas, cellos, contrabajo, flautas, clarinetes, oboes, fagotes, trompetas, trompas, trombones, tuba, percusión completa y un piano de cola para una de las suites de Peer Gynt.

El trabajo en equipo es vital para conseguir que sea todo un éxito cualquier actuación, ¿no es así? Una orquesta sinfónica representa probablemente el desafío cooperativo más difícil que ha conseguido ejecutar el ser humano, por su altísimo nivel técnico y su necesidad de sincronizar todo en tiempo real con una precisión absoluta. Somos especialistas en trabajar en equipo.

¿Qué consejos te facilitan como estudiante tus profesores del Máster? Muchos, pero sacados de contexto no se entenderían (ríe).

¿Qué director de orquesta es tu modelo a seguir? ¿A quién te gustaría parecerte? ¿A quién admiras? No tengo un modelo concreto a seguir, hay mucha gente y muy buena.

¿Qué cualidades ha de tener un director de Orquesta? Todas (ríe). Intuición, paciencia, humor, perspectiva, seguridad, perseverancia, capacidad de liderazgo, humildad, confianza…

A tu juicio, ¿en qué aspectos estás notando que mejoras al dirigir una Orquesta? ¿Y en cuáles estás trabajando para perfeccionar tu técnica? Es un proceso largo, yo estoy aprendiendo a focalizar mi escucha, a saber cómo pedirles algo muy concreto a los músicos, a sacarle el máximo partido a un ensayo…

En un futuro, tras obtener el título, ¿qué retos tienes en mente? Seguir viviendo de la música.

¿Cuándo volverás a actuar con la Orquesta de la UAX? Tenemos otro encuentro a finales de curso en el que dirigirán los alumnos del segundo curso del máster, el concierto está previsto para finales de junio.

Para ti, ¿qué es lo más importante al dirigir una orquesta? Inspirar.

Hasta qué punto es difícil conseguir guiar a tantos músicos en un concierto, para conseguir que cada instrumento nos lleve a soñar gracias a la música. Aparte de la técnica para dirigir una orquesta, ¿qué otro tipo de habilidades se os enseñan en el máster? Educación auditiva, composición, técnica corporal, diferentes tipos de análisis, idiomas…

¿Por qué recomendarías estudiar el Máster en Dirección de Orquesta de la UAX? Por los profesores que imparten la asignatura de dirección orquestal, Andrés Salado y Miguel Romea.

¿Desde cuándo sientes especial predilección por esta profesión? ¿Por qué te has decantado por la Dirección de Orquesta? Desde que probé a subirme a un podio a dirigir. Porque lo que se vive dirigiendo no se consigue en ningún otro sitio.

¿Cuántos instrumentos tocas? Malamente bastantes, con una solvencia aceptable: la trompeta y el piano.

Nuestro más sincero agradecimiento a Kiko por compartir esas sensaciones que se experimentan durante un recital de música. Sin duda, este tipo de oportunidades son fundamentales en vuestra progresión para ser, en un futuro, esos músicos que consigan asombrar a cualquier aforo con su maestría dirigiendo o interpretando cualquier melodía que evoca sensaciones dispares y que, siempre, son altamente demandadas por la sociedad en general. 

Instantes del recital ofrecido por nuestros estudiantes. | FUENTE: Kiko Moreno

subir