Cómo organizar el estudio en casa durante la cuarentena

Aprende a gestionar tu tiempo con estos consejos básicos para estudiar desde casa, manteniendo tu rendimiento académico como si estuvieras en clases presenciales.

Fecha Marzo
Área de conocimiento otros

La expansión del Covid-19 ha ocasionado una crisis sanitaria sin precedentes. El país se ha parado con el único objetivo de paliar el virus y reflejo de esta situación son las puertas cerradas de los centros educativos de toda España, que a día de hoy permanecen clausurados hasta nuevo aviso. 

En pleno segundo cuatrimestre, algunos estudiantes están pasando por un momento de incertidumbre durante este periodo de cuarentena: una de las preguntas más repetida estos días es cómo organizar el estudio en casa sin que eso perjudique al rendimiento del curso. Independientemente de la fecha en la que tengan lugar los exámenes o trabajos finales, o cuando retomes tus clases presenciales, nuestro consejo es que comiences a gestionar tu tiempo de estudio en casa desde este mismo instante.  

¿Cómo organizar el estudio en casa? Te damos unos tips básicos para que superes este periodo de cuarentena con éxito:

  1. Planifica tu tiempo de estudio: coge papel y lápiz y crea un calendario de estudio de las próximas semanas. Puedes ayudarte también de otras herramientas de organización del tiempo, encuentra la que más te convenga. Realiza un ejercicio de sinceridad contigo mismo y establece los huecos que sabes que tu concentración va a estar al máximo. Seguro que alguna vez has dicho “cinco minutos y me pongo”, así que, como sabes que esto puede pasar, tenlo también en cuenta en la planificación. Establece sesiones de estudio de corta duración para no frutarte y habituales en el tiempo. Cuenta con uno o dos días de descanso, te ayudarán a coger fuerza para el siguiente sprint.
  2. Encuentra el lugar adecuado de estudio: tener un espacio propio de estudio puede ayudar a crear un hábito. Intenta que la habitación no sea un sitio habitual de ocio: evita el salón y otros espacios recreativos. Lo ideal es que puedas situar en él una mesa amplia y a poder ser despejada, donde solo haya hueco para tus materiales de estudio. Hazte con una silla cómoda con buen respaldo y aprovecha la luz natural. 
  3. Establece horarios: creando un hábito de estudio como si estuvieras en clase. Es la oportunidad perfecta para estudiar las horas que mejor te convengan, ¿cuántas veces has dicho?... “Yo es que soy más de estudiar por la mañana”. ¡Aprovecha el momento! Aunque, recuerda que siempre es positivo tener algunas horas comunes con tus profesores o compañeros, si tienes alguna duda, siempre podrán contestarte más rápido si están disponibles.   
  4. Márcate objetivos a medio y largo plazo: inicia tu estudio planteando tus prioridades y tus objetivos diarios: ¿tienes que entregar mañana un trabajo y prepararte la clase de la semana que viene? Empieza por la primera cuestión. Además, ¿quieres terminar un tema?, ¿concluir un apartado del trabajo? Poner objetivos muy ambiciosos puede frustrar a la larga. Crea una lista de tareas para saber qué priorizar y qué tienes por delante. Por otra parte, comienza por estudiar aquella asignatura que siempre te ha dado problemas o necesites estar más tiempo con ella. Y, termina con aquella que más te guste, así no se te hará cuesta arriba el fin de la jornada. 
  5. Optimiza las clases online: si cuentas con una plataforma online dónde ver las clases como en UAX, intenta verlas en directo, deja las grabaciones para los repasos. Es la oportunidad perfecta de preguntar al tutor las dudas que te han surgido estudiando la asignatura. Para ello, lleva la materia preparada, así podrás aprovechar al máximo los recursos que tienes a tu disposición. Sino, siempre te quedará el correo electrónico, pero es un medio más lento. 
  6. Limita las interrupciones: uno de los mayores enemigos de la concentración son los aparatos electrónicos. Elimina de tu vista todos aquellos que no sean indispensables para el estudio. Únete al “apagón tecnológico” y guárdalos, a poder ser en otra habitación.  
  7. Cuenta con un tiempo de desconexión: tan negativo es dejar todo para el último día como habituarse a las jornadas maratonianas. Estas situaciones pueden generar más estrés del habitual, sobre todo, cuando no puedes salir a la calle para despejarte. Descansa para seguir al día siguiente con más fuerza: pasa un tiempo en familia, practica yoga o mindfulness, lee un libro, ve una serie o escucha música… ¡Aprovecha para hacer aquello que siempre quisiste, pero nunca tuviste tiempo para hacerlo!

Sigue estos básicos consejos para organizar el estudio y, una vez que hayas terminado la cuarentena, habrás aprovechado al máximo el tiempo de estudio. Tu rendimiento en exámenes y trabajos finales será igual que si no hubiéramos tenido emergencia sanitaria. ¡Ánimo y a por ello!