Diferencias entre Criminología y Criminalística

¿Es lo mismo un criminólogo que un criminalista? ¿En qué se diferencian? Descubre las características de ambas ciencias penales y sus principales diferencias.

Fecha Febrero
Área de conocimiento Derecho

¿Qué es la criminología? ¿Y la criminalística? Se pueden definir como dos ciencias penales que, a veces, se confunden entre sí. No obstante, sus objetivos son completamente diferentes. Para disipar las dudas, y tener claro hacia dónde dirigir nuestros pasos profesionales, hoy nos centramos en estas dos disciplinas del ámbito del derecho penal y en sus principales puntos de divergencia.

Al hablar de criminología, nos referimos a una ciencia penal de múltiples disciplinas que se encarga de analizar tanto el delito y sus causas, como al delincuente y su acto delictivo. Para que sea efectiva, precisa de la investigación de diversos factores y del o los individuos que cometen un delito.

Por su parte, la criminalística es la ciencia que estudia y comprueba los hechos delictivos, basándose en los conocimientos científicos. Gracias a esta disciplina, se busca la verdad de los hechos a través de la investigación científica, empleando métodos y técnicas basadas en ciencias como la química, la física, o la biología, entre otras, para así poder estudiar las evidencias científicas de los hechos delictivos.

Diferencias entre criminología y criminalística

La principal diferencia entre estas dos disciplinas es que la criminología tiene como objeto principal el delito y la conducta delictiva, mientras que la criminalística se limita al hecho delictivo y sus evidencias.

Asimismo, el objetivo primordial de la criminología es el de determinar las causas y los motivos de la conducta delictiva. Cabe destacar que, gracias al conocimiento detallado del crimen y del propio criminal, se puede trabajar en la prevención de otros delitos similares que pudieran darse.

Por el contrario, al referirnos a la criminalística hay que saber que el principal objetivo es el de localizar, investigar y comprobar las pruebas de un acto delictivo para presentarlas ante la justicia.

La criminología, por tanto, estudia la conducta humana y social asociada a los cómplices o a las personas implicadas en un delito. A su vez, analiza la conducta antisocial que atenta contra la integridad de la sociedad, estudia al delincuente, a la víctima y a los posibles implicados en el acto delictivo, en el caso de que los hubiera. Y todo ello, con el objetivo de establecer un patrón conductual que permita esclarecer las causas del suceso.

En cambio, la criminalística es la que se encarga de identificar a las víctimas, los autores y los coautores de cualquier hecho delictivo comprobando la autenticidad de las pruebas materiales e indicios.

Como has podido comprobar, aunque a veces sea bastante común confundir estas dos disciplinas, sus principales características son completamente diferentes. Lo que es evidente, es que tanto si eres criminólogo como criminalista, accederás a un ámbito profesional altamente demandado y muy necesario en la sociedad para contribuir a que se haga justicia en cualquier hecho delictivo.

Si quieres dedicar tu carrera profesional al apasionante mundo de la criminología, puedes comenzar estudiando un grado en Criminología y Seguridad y profundizar aún más en las ciencias penales, cursando el Máster Universitario Online en Criminología Aplicada a la Gestión de la Seguridad y Prevención Delictiva, con el que accederás a una de las profesiones de gran demanda.

Cada vez con más frecuencia se dan casos de ciberdelitos, que precisan de profesionales especializados en este tipo de hechos delictivos. ¿Te gustaría contribuir a atajar este tipo de delitos?