Qué estudiar y requisitos para ser entrenador personal

¿Te gustaría formarte para ser entrenador personal? ¿Necesitas que te orientemos en lo que debes estudiar? ¡Continúa leyendo!

Fecha Diciembre
Área de conocimiento Salud

¿Alguna vez te has planteado ser entrenador personal? ¿Te gustaría ayudar a otros a estar en plena forma? ¿Quieres guiar y establecer las rutinas de entrenamientos que son más adecuadas para cada tipo de personas? Si compartes alguna de estas aspiraciones en la vida, denota tu especial vocación por ser entrenador personal

En este post, nos centramos en los requisitos para ser entrenador personal y en qué hay que estudiar para lograrlo. Ejerciendo esta profesión lograrás ayudar a cada cliente a mejorar su estado de salud practicando ejercicios acordes a sus objetivos, complexión y estado físico.

Y es que, tal y como os contábamos en un post anterior sobre cómo ser entrenador personal, es un perfil profesional del fitness, cualificado en actividad física, que prescribe ejercicios, motiva y fija metas de forma individualizada, teniendo en cuenta las condiciones físicas y los objetivos de cada uno de sus clientes.

¿Cómo ser entrenador personal? Para ser entrenador personal, si optas por los estudios superiores universitarios, hay que estudiar la carrera de Ciencias en la Actividad Física y el Deporte (CAFYD) y luego especializarse en la materia cursando un Máster en entrenamiento personal

No obstante, existe otra interesante opción para quienes no cursan estudios universitarios, que pasa por estudiar un ciclo formativo de grado superior. Nos referimos al TSAF, cuyas siglas corresponden a “Técnico Superior en Acondicionamiento Físico”. Es una rama enfocada al ámbito del fitness, el entrenamiento deportivo, la actividad física y la salud. Quienes obtengan esta titulación podrán realizar su labor en centros deportivos, box de entrenamiento, espacios wellness, actividades en el medio acuático o en centros de entrenamiento personal, entre otros. Estos centros cada vez demandan más perfiles especializados en este ámbito que sean capaces de gestionar el acondicionamiento físico. Los titulados en esta formación serán los encargados de coordinar, evaluar, controlar y desarrollar los diferentes programas de acondicionamiento físico, entrenamientos y preparación física que se ofrecen en cualquiera de los espacios citados con anterioridad.

Requisitos para ser entrenador personal

Uno de los principales requisitos para ser personal trainer es tener la formación académica adecuada en materia de entrenamiento, como es lógico. Además, hay que hacer gala de buenas dotes de comunicación para poder explicar a cada cliente las rutinas deportivas diseñadas para mejorar su condición física y estado de salud. Es vital este aspecto, ya que el deportista que se pone en manos del entrenador personal ha de entender a la perfección cada uno de los ejercicios que se han establecido en su caso para, así, hacerlos correctamente y evitar lesiones innecesarias.

Por otro lado, el personal trainer ha de ser empático con cada persona que necesite sus servicios como entrenador, a fin de ayudarles en todo el proceso para que se sientan acompañados durante su esfuerzo.

El compromiso y la constancia son otros aspectos clave a tener en cuenta por parte del entrenador personal. Para dar ejemplo a cada cliente e insistirles en la importancia de seguir la rutina de entrenamiento, hay que “aplicarse el cuento” y ser uno mismo constante, ¿verdad? Si no, no estaremos dando un buen ejemplo a los clientes y, por tanto, no podremos exigirles que sigan los entrenamientos siempre que han de hacerlo. Por tanto, hay que dar ejemplo, y proyectar una buena imagen, para poder transmitir esa necesaria confianza a cada persona que precise de nuestros servicios como entrenador personal.

Uno de los principales consejos que te serán de gran utilidad, si en el futuro eres entrenador personal, es actualizar los conocimientos regularmente con cursos formativos específicos o de experto, con el objetivo de especializarse en un deporte concreto o en nutrición, por ejemplo.

Especializarse en nutrición o cursar un grado en esta materia es, sin duda, una opción con gran futuro para el entrenador profesional, ya que ofrece los conocimientos necesarios para complementar el plan de entrenamiento de cada cliente y hacer que sea más eficaz. No en vano, la alimentación saludable junto a la práctica deportiva son dos pilares fundamentales para gozar de salud y estar en plena forma física. ¿A que es buena idea?